Clases y deberes por walkie-talkie ante el confinamiento sin cobertura: ingenio que triunfa