El caníbal de Miami no tenía carne en el estómago, según la autopsia