Un conductor borracho la emprende a tiros contra los agentes que lo iban a detener en Los Ángeles