La épica del Everest sucumbe aplastada por la masificación de su mítica cumbre