El asesino que ha dejado 18 cadáveres en un instituto en Crimea estaba obsesionado con la masacre de Columbine