Banksy vende algunas de sus obras para comprar un barco que ayude a salvar las vidas de los inmigrantes