Pompa y lujo en el banquete de los Nobel en Estocolmo