La guardia fronteriza de Lituania intenta el desalojo de los migrantes a patadas y mordiscos de perros