Un ruido provoca el caos en un centro comercial de Stratford: adultos y niños huyen despavoridos