Los 39 inmigrantes congelados en el camión del horror eran chinos