Nueva Orleans se convierte en una ciudad fantasma por el golpe del coronavirus