De no actuar, el hielo de la Patagonia seguirá cayendo