La flota de autobuses escolares de EEUU permanece a la espera de saber cómo será el próximo curso