Lágrimas y esperanza en una situación límite en Guatemala