Horace Roberts, condenado a cadena perpetua por matar a su amante es inocente