El Gobierno de Colombia justifica la violencia contra los manifestantes con una treintena de muertos