Las dos caras del príncipe saudí, Mohamed bin Salmán