Una nube de humo y cenizas tóxica tiñe de naranja el cielo de Australia