El papa oficia la misa de Domingo de Ramos en una Basílica de San Pedro casi vacía