Máxima vigilancia en EEUU tras una cadena de paquetes sospechosos enviados a figuras demócratas