Los terroristas de Normandía se conocieron cuatro días antes del asesinato del sacerdote