El tirador de Texas llevaría acosando durante meses a una de las víctimas