Una tienda Ikea cronometra las visitas al baño de sus empleados