Un zoo de Colombia contrata a un pianista profesional para relajar a los animales