El asesino machista y parricida de Adeje, obsesionado con una medicación, vuelve a la vivienda