Los abogados de los exconsellers creen que la juez está cometiendo un atropello