La incesante actividad en las bocas del volcán de La Palma sigue impresionando tras 11 semanas de erupción