El Rey Emérito no aparece por Palma: una lesión repentina se lo impide