Los políticos presos, protagonistas de la Diada