Protocolo real cumplido al máximo en la Misa de Resurección en Palma