La Generalitat quiere que los catalanes le hablen a todo el mundo en catalán aunque no lo entiendan