La incesante lluvia de cenizas complica más la situación en La Palma