Todo el día el objetivo fue uno: La Jefatura Superior de Policía en Via Laietana