Una integrante de la mesa electoral de Arrimadas, le niega el saludo