Los vulcanólogos no descartan la apertura de más bocas tras el aumento de la actividad sísmica en La Palma