La participación en el 28A se dispara: un 74,65%, ocho puntos más que en 2016