Pasado y presente del PP se reencuentran en una Convención Nacional en la que Rajoy acapara los focos