La tensión y la simbología marcaron el histórico día de la exhumación de Franco