El toque de queda ya afecta a ocho millones de españoles, aunque las fiestas siguen en las casas