Vox irrumpe con fuerza pero deja a la derecha sin opciones de gobernar