La policía cree que Raúl Bravo encargaba los amaños y pagaba con lo que ganaba de las apuestas de la mafia