25 ancianos mueren en una residencia de Madrid, entre ellos, una monja