Un activista planta cara al coronavirus en una de las favelas más icónicas de Río de Janeiro