Uno de cada dos menores accede a la pornografía antes de los 12 años