Fiestas en Lérida, entierro multitudinario en Tenerife: la falta de respeto al coronavirus puede ser su peor mutación