Las aplicaciones de rastreo del coronavirus intensifican el debate sobre derechos y libertades