Barajas se convierte en el epicentro de la polémica: Ayuso teme un rebrote y la apertura de fronteras podría retrasarse