La estación barcelonesa de Sants estrena cámaras para controlar la temperatura y el uso de mascarilla