Una cartera de un pueblo de Zaragoza lleva la compra a los más necesitados: “Estoy emocionadísima”