Un vídeo demuestra cómo te puedes contagiar haciendo deporte si no respetas la distancia y las normas